Noticias

La Modernidad Líquida de Zygmunt Bauman que describe la sociedad actual

           Autor: Camila Siqueira
Autor: David  |  Fuente: Flickr
El sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman fue quien desarrolló el concepto de Modernidad Líquida, una teoría que describe la forma de vida de la sociedad actual y cómo ésta rompe con las estructuras del pasado; es decir con la forma en que vivieron, por ejemplo, nuestros abuelos.


La teoría de Bauman, publicada por primera vez en el año 2000
, explica los cambios sociales de la actualidad y la diferencia con las anteriores generaciones, donde la vida estaba diseñada para seguir determinados patrones establecidos, como casarse antes de tal edad y trabajar en un solo lugar hasta jubilarse. Conoce las principales ideas que planteó Bauman en su Modernidad Líquida y cómo es “vivir en una época de incertidumbre” como la actual según el sociólogo, donde prima el individualismo y la forma de vida cambiante y poco sólida.


1 – El amor líquido


Como ya mencionamos, la mayoría de nuestros abuelos lograban mantener su relación hasta el final de sus días, siendo esto en la actualidad casi una utopía.

Tal como explica Bauman, las relaciones de la actualidad se basan en el concepto de amor líquido; por lo que es más frecuente que las parejas huyan del compromiso y se nieguen a sacrificar su supuesta libertad individual para abocarse a una sola pareja.

¿Cuántas parejas de las que conoces se han conocido por Tinder, Instagram u otra red social y cuantas de ellas han logrado sobrevivir y afianzar su relación? Lo más frecuente es que las relaciones actuales sean breves y se mantiene hasta que surgen los conflictos, momento en que se termina la relación y se toma nuevamente el “catálogo” (la red social) para comenzar con alguien más y así una y otra vez volver a caer en el mismo circulo.


2 – Ciudadanos del mundo


Otro de los patrones tradicionales que se rompe en la Modernidad Líquida descrita por Bauman es el concepto de ciudadanía, el que se reemplaza por un estilo de vida más nómade donde las personas no “echan raíces” en un solo lugar sino que viven su vida como un turista, cambiando no solo de lugar de residencia sino como ya vimos de trabajo, pareja y demás aspectos excluyéndose de las redes tradicionales de contención (como por ejemplo la familia).

Cada vez más jóvenes viajan “por ahí” en busca de nuevas experiencias y con el afán de ver nuevas realidades se mueven de un lado a otro sin quedarse en ningún lugar por más de un par de meses. No lo hacen para involucrarse con otros modos de vida sino para alimentar su propio bagaje individual de experiencias.

La expresión “modernidad líquida” busca definir un modelo social que implica “el fin de la era del compromiso mutuo”, donde el espacio público retrocede y se impone un individualismo que lleva a “la corrosión y la lenta desintegración del concepto de ciudadanía”.


3 – Los trabajos ya no son para toda la vida


Por todo lo descrito anteriormente sobre la Modernidad Líquida, que plantea que el ciudadano actual está en una permanente búsqueda de nuevas experiencias, el trabajo es otro de los ámbitos que no están pensados para perdurar más allá de un tiempo.

No solo las ataduras en el amor son rechazadas en la sociedad líquida: muchos repelen todo tipo de ataduras, por lo que es impensado permanecer en una empresa hasta el día que nos jubilemos. En la actualidad parece no haber lugar para un trabajo para toda la vida y ni siquiera un saber para toda la vida, ya que con el constante movimiento del mundo tecnológico los conocimientos suelen quedar obsoletos con demasiada prisa.

Cada día se exige a los trabajadores estar preparados para más desafíos y tener nuevas habilidades y aptitudes para el trabajo las que a su vez también están en constante renovación. Asimismo, uno de los requisitos que las empresas exigen cada vez con más frecuencia es que la persona ideal para un puesto tiene que tener la disponibilidad de dejar su vida para mudarse a otra ciudad cuando sea necesario al negocio.


4 – La sociedad del consumismo


En la época actual el consumismo es tal, que lo importante no es conservar los objetos sino renovarlos todo el tiempo. Quien actualmente tiene un móvil del 2010 tiene en sus manos un aparato arcaico, con nula chance de estar “conectado” con los demás.

No solamente sucede con los teléfonos sino con todo lo que nos rodea, tal como también plantea la obsolescencia programada que es la programación que se le realiza a un producto para que no tenga una vida útil de larga duración ni piezas con que repararse: directamente, la solución más fácil es reemplazarlo.

La sociedad actual tiene cada vez más tiendas y cada vez más personas con fiebre de consumo
. Asimismo también aumenta la contaminación y la falsa idea de que muchos podemos acceder a lo que nos muestra la publicidad y que de esta forma se estaría rompiendo de alguna manera con la segmentación social.

Pero, como en la sociedad líquida lo importante no es satisfacer el deseo sino generarlo y alimentarlo de forma constante, la persona no tardará en angustiarse frente a lo efímero e inconstante de todo lo que le rodea.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.