Noticias

Cómo comunicar una decisión difícil

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Comunicar una decisión difícil no es nada agradable, pero es algo que tendremos que hacer varias veces en la vida. En esta nota escribiremos sobre algunos tips que pueden servirte en esos momentos que no sabes cómo comunicarle a otro algo que le afectará, pero que debe saber de todas maneras.


Ya sea que la noticia difícil que tienes que dar se trate de una situación personal o laboral complicada, comunicar cosas difíciles no es nada lindo, pero es algo que nos puede tocar más seguido de lo que quisiéramos. Conoce algunos tips para saber cómo enfrentar y enfocar este tipo de conversaciones.


4 consejos para comunicar una decisión difícil



1 – No titubees


Un error al momento de comunicar una decisión difícil es titubear, no ser claro y mostrarte como inseguro de lo que se está diciendo por pensar que de esta manera estarás “protegiendo” al otro.

Por supuesto que no se trata de mostrarte rudo y con cero empatía, pero aunque te muestres comprensivo con los sentimientos del otro sé firme si has decidido algo y lo tienes que comunicar. Explícale a la otra persona que tu determinación no es negociable para que no insista en que cambies de parecer.


2 – Ten tus emociones bajo control


Poder tener las emociones bajo control cuando vamos a hablar con alguien de un tema difícil, sobre todo si se trata del ámbito laboral, es fundamental para no descompensarnos. Si estás enojado o muy emocionado tus emociones pueden llegar a dominarte al punto que quedará más claro tu estado que lo que querías decir.

Esto puede resultar muy confuso para la otra persona, así que antes de abordar esa conversación, procura haberte relajado y estar seguro que no perderás el control.

En este sentido es normal que sintamos como nos invaden los nervios, pero poder controlarlos es fundamental para que no nos dominen y termine saliendo todo al revés. Prueba con hablar pausado, muy pausado, tomándote todo el tiempo que necesites para reflexionar antes de decir cada cosa. Dale lugar a los silencios, por más incómodos que puedan resultar. Esto además de calmarte a ti le permitirá al otro asimilar lo que vas diciendo.


3 – Sé comprensivo, pero sin dar el mensaje equivocado


En el afán de no herir los sentimientos o las expectativas del otro podemos llegar a dar el mensaje equivocado, pronunciando frases como “esperamos poder resolverlo”, “todo irá bien” o cosas del estilo.

Ponernos en el lugar del otro y entender sus sentimientos habla bien de cada uno, pero hay que tener cuidado para no
traspasar esa línea y terminar sonando indeciso, confundiendo a la otra persona o prometiendo cuestiones que no podrás cumplir. Hay que encontrar el punto justo para ser comprensivos con lo que le pasa al otro pero sin caer en falsedades o sin que el mensaje pierda fuerza.


4 – Prepárate para la reacción del otro


Dependiendo en que ámbito estés comunicando algo difícil, y también cuál sea el carácter de la otra persona, las reacciones que puedes esperar son diferentes; pero existe una posibilidad (alta) de que el otro monte un número ante tu resolución.

Debes estar preparado para que esto pase. Deja que el otro llore o proteste (por supuesto que sin dejar que llegue a la violencia de ningún tipo) y no intentes controlarlo porque si se trata de un momento doloroso tiene que poder vivirlo a su manera; pero de todas maneras no permitas que esta escena doblegue tu voluntad si de verdad has tomado una decisión.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.