Noticias

La contaminación mata 1,7 millones de niños al año según la OMS

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Dos informes recientes presentados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de una cuarta parte de las defunciones de niños menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental.


Las cifras de la OMS son alarmantes: en todo el mundo, unos 1,7 millones de niños menores de 5 años fallecen a causa de la contaminación y sus consecuencias, tales como la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno, la insalubridad del agua, la falta de saneamiento e higiene inadecuada.


El primer informe de la OMS titulado “La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente” revela que una gran parte de las enfermedades que se encuentran entre las principales causas de muerte de los niños de un mes a 5 años (como las enfermedades diarreicas, el paludismo y las neumonías) podrían evitarse a través de intervenciones para reducir riesgos ambientales, tales como el acceso al agua potable y el uso de combustibles menos contaminantes para cocinar.


En este primer informe la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, destaca que “la insalubridad del medio ambiente puede ser letal, especialmente para los niños pequeños, que son especialmente vulnerables a la contaminación del aire y el agua debido a que sus órganos y su sistema inmunitario se están desarrollando y a que todo su cuerpo, en especial sus vías respiratorias, es más pequeño”.


La exposición a sustancias peligrosas durante el embarazo aumenta el riesgo de bebes prematuros
, así como la contaminación en espacios cerrados y también abiertos, tales como el humo de tabaco, el que también aumenta el riesgo que corren bebes y niños de contraer una neumonía o enfermedades respiratorias crónicas como el asma. Asimismo, “la contaminación del aire también puede aumentar el riesgo de sufrir cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer a lo largo del ciclo de vida.”.


El segundo informe de la OMS titulado “¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil” también brinda un panorama general de las consecuencias de la contaminación ambiental en la salud de los niños, revelando los siguientes datos:

- Cada año 570.000 niños menores de 5 años mueren como consecuencia de infecciones respiratorias (entre ellas la neumonía) provocadas por la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, tal como la contaminación por humo de tabaco.

- 361 000 niños menores de cinco años fallecen a causa de enfermedades diarreicas debidas al acceso insuficiente a agua salubre, saneamiento e higiene

- 270 000 niños fallecen en el transcurso del primer mes posterior al parto por diversas causas (entre ellas la prematuridad) que podrían prevenirse proporcionando acceso a agua potable y a instalaciones de saneamiento e higiene en los centros de salud, y reduciendo la contaminación del aire

- 200 000 defunciones por paludismo de niños menores de cinco años podrían evitarse actuando sobre el medio ambiente, por ejemplo, reduciendo el número de criaderos de mosquitos o cubriendo los depósitos de agua

- 200 000 niños menores de cinco años mueren a causa de lesiones o traumatismos involuntarios relacionados con el medio ambiente, como envenenamientos, caídas y ahogamientos


Tal como destaca la Directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de la Salud de la OMS, Dra. María Neira, “la contaminación del medio ambiente tiene un altísimo costo para la salud de nuestros hijos. Toda inversión encaminada a eliminar los riesgos relacionados con el entorno, como la mejora de la calidad del agua o el empleo de combustibles menos contaminantes, reportará mejoras importantes para su salud”.


En este sentido, uno de los factores de riesgo que vienen en ascenso son los residuos eléctricos y electrónicos, como todo lo derivado de pilas, baterías de móvil y todo tipo de chatarra electrónica, los que al no ser reciclados de forma adecuada exponen a los niños a toxinas que pueden afectar no solo su salud con lesiones en los pulmones o hasta cáncer sino también afectar sus aptitudes cognitivas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.