Noticias

Conoce el método Kumon de enseñanza

      
Fuente: Shutterstock

El método Kumon fue desarrollado hace más de 50 años por el profesor de matemáticas japonés Toru Kumon. El objetivo de esta metodología es desarrollar en el niño la postura de estudiar por iniciativa propia; es decir, enseñar a los niños a aprender por sí mismos, aumentando la autoconfianza del alumno y logrando que éste progrese a su propio ritmo.

 

Lee también
» Como enseñar matemática de formas divertidas
» El método de los mejores maestros del mundo

 

El objetivo del Método Kumon de enseñanza individualizada es que cada alumno desarrolle su capacidad, incentivándolos a que adquieran autonomía en su aprendizaje a través de un proceso planificado e individualizado. En varios países de habla hispana se imparte en las materias matemáticas y comprensión lectora, a través de cuadernillos de ejercicios en los que se deben resolver ejercicios que empiezan con niveles  muy básicos y se van volviendo gradualmente más complejos, hasta que el alumno alcanza finalmente un nivel avanzado en estas asignaturas.


El objetivo del método Kumon es, como ya mencionamos, que el alumno desarrolle su capacidad; y para esto la clave está en no enseñar al alumno cómo resolver los ejercicios presentados, y dejarlo en cambio que éste investigue el material de estudio –planificado de modo que el alumno pueda estudiarlo por sí mismo- y pueda resolverlo solo. Se comienza con contenidos sencillos adecuados a la capacidad de cada estudiante y se avanza paulatinamente hacia temas más complejos, hasta que el niño alcance la máxima calificación habiendo expandido su capacidad y aprendido de manera autónoma.

 

Conoce las principales características del método Kumon:

 

1 – El método Kumon plantea un aprendizaje individualizado

Según la capacidad de cada estudiante, éste irá resolviendo los ejercicios de manera autónoma; y esta característica hace que los niños puedan avanzar en contenidos a su propio ritmo y de forma gradual, más allá del grado escolar que estén cursando. De esta manera, los alumnos desarrollan el placer por estudiar y la seguridad y alegría de llegar a los resultados por su propio esfuerzo y desempeño.

 

2 – En el método Kumon los niños avanzan de manera autodidacta

Como ya mencionamos es el alumno quien gestiona su material de estudio y aprende leyendo, pensando y resolviendo a su ritmo los ejercicios que se plantean. El niño se plantea sus propios desafíos y aprende por sí mismo a resolverlos. Lo que se valora es la capacidad de aprender por sí mismo. El alumno estudia leyendo, pensando y resolviendo el material con su propio esfuerzo, avanzando por medio del estudio autodidacta. La capacidad de llegar solo a las respuestas se transformará en la capacidad de desafiarse y buscar sus sueños y metas.

 

3 – En el método Kumon el material avanza de manera progresiva

El material didáctico de este método de enseñanza evoluciona según los desafíos que el alumno vaya logrando superar, aumentando la dificultad de manera progresiva y gestionada por el propio estudiante según su capacidad. Cada alumno es estimulado a reflexionar y usar su conocimiento para poder seguir avanzando en el aprendizaje, de manera que vaya sintiendo más seguridad sobre éste y sienta deseos de avanzar en el proceso.

 


¿Cuál es el papel del educador en el método Kumon?

 

El rol del educador es descubrir lo que cada alumno va logrando y orientándolo en cómo seguir aumentando su potencial de autogestión del aprendizaje. Para esto, el educador irá observando el proceso en cada niño y sus habilidades, estimulándolo a seguir desarrollando su autonomía y capacidad. Según el método Kumon, cuando el niño no entienda un material el educador deberá verificar hasta qué nivel llegó y ofrecer sugerencias a través de ejemplos y ejercicios similares; pero no resolviendo lo que el niño no pudo, sino alentándolo a seguir buscando el conocimiento por sí mismo.

 

El orientador deberá ayudar al niño a ser perseverante en su proceso de aprendizaje autónomo, logrando que éste desarrolle su propia percepción en todo momento. Para esto, el orientador debe conocer muy bien a cada niño y sus habilidades, así como también sus sentimientos a fin de ofrecer el material adecuado para cada nivel; sin comparar nunca las habilidades de un estudiante con las de otro, ya que el pilar del método Kumon es que el aprendizaje de cada alumno sea, además de autónomo, individualizado. Esta metodología se adapta a las necesidades y ritmo de cada estudiante y a que de a poco logren alcanzar todas las metas que se han propuesto.

Conoce más acerca del Programa de Lectura y el Programa de Matemáticas del Método Kumon


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.