Noticias

¿Qué preguntas debes hacerte antes de renunciar a tu trabajo?

      
Fuente: Universia
El querer irrumpir con fuerza en el despacho del jefe y gritarle fuerte “¡me voy, renuncio!” es un sentimiento común en la gran mayoría de los trabajadores en algún momento de su vida profesional; pero está claro que hacerlo bajo estos impulsos no denota mucha inteligencia (salvo que bueno, hayas ganado un pozo millonario y tengas plena certeza de que prácticamente no necesitarás trabajar nunca más en tu vida… algo quizás poco probable).

Conoce qué cuestiones debes plantearte antes de renunciar al trabajo, para minimizar las chances de arrepentirte de haberlo hecho por impulso.


5 preguntas que debes plantearte antes de renunciar a tu trabajo


1 – Haz una lista con las razones por las que quisieras abandonar tu trabajo


Las razones por las que los trabajadores quieren renunciar a sus trabajos siempre están en el entorno de un mal salario, jefes despóticos, pocas o nulas oportunidades de crecimiento, sobrecarga de tareas o un mal ambiente laboral, entre otras. Haz una lista de las razones que te mueven a ti para querer abandonar tu actual trabajo: el verlas escritas en un papel te dará la pausa y claridad para determinar si se trata de razones suficientemente válidas.


2 – Evalúa por separado distintos aspectos de tu trabajo


Cuestionarse algo del estilo “¿realmente es tan malo mi trabajo?”y compararlo con otras oportunidades a las que podrías acceder es otra buena manera de no actuar por un impulso del momento. Confecciona una lista de las cosas que están bien en tu trabajo, de las que están mal, de las que disfrutas o las que te frustran y de las que estaría en tus manos mejorar. A veces nos conformamos con echar la culpa al resto en vez de tomar acciones concretas para impulsarnos profesionalmente, por lo que sincerarse al respecto nos acercará a una decisión más objetiva.


3 - ¿Cómo podrás mejorar tu situación en tu actual empleo?

Antes de pensar en renunciar, ¿has hecho todo lo que está a tu alcance para mejorar tu situación dentro de tu actual empleo? Si no es así, quizás no sea momento de irse sino de plantearte, y plantearle a tus superiores, acciones para mejorar. Si realmente no hay nada que puedas hacer, pues entonces sí quizás sea momento de empezar a evaluar otras opciones; es decir, buscar otro empleo.


4 - ¿Qué es lo que estás buscando en tu carrera?

Si tienes clarísimos los objetivos de hacia dónde quieres conducir tu carrera y estás dando pasos concretos para ir hacia allí pero no dentro de tu trabajo, ya que éste no tiene nada que ver con lo que buscas, entonces bien, puede ser una razón válida para renunciar siempre y cuando tengas algo más en que apoyarte; pero sin embargo si vas a quedarte a la deriva y sin empleo, quizás debas plantearte la renuncia cuando haya algo más concreto para ti dentro de tu profesión.


5 - ¿Tienes ahorros suficientes para poder vivir hasta conseguir otro trabajo?

Bueno, si es que vives de tu trabajo y no tienes este como un pasatiempo, ésta es una de las preguntas más relevantes que debes hacerte. Si tienes certeza de que podrás cubrir tus gastos entonces tienes mucha más libertad para tomar esta decisión, pero si te endeudarás y apenas lograrás sobrevivir entonces debes plantearte este tema con mucho más seriedad. Además, es casi una ley que siempre se repite el hecho de que es más fácil encontrar un trabajo cuando ya tenemos uno que cuando estamos desempleados; por lo que buscar tranquilo será hasta más beneficioso para tu salud.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.