Noticias

Consejos para manejar el trabajo bajo presión

      
Fuente: Shutterstock

Hablamos de trabajo bajo presión cuando existen un conjunto de tareas que deben ser realizadas en condiciones limitadas de tiempo, en las cuales existe una sobrecarga de actividades y que además demandan un cierto grado de eficiencia y productividad que exige las menores probabilidades de error. 

Una de las consecuencias inmediatas pero más perjudiciales de esta modalidad de trabajo es el estrés, un mal de nuestro tiempo que no solo puede acarrear problemas psíquicos sino también físicos.  En un mundo como el de hoy, las exigencias son cada vez mayores y por lo tanto, la capacidad de trabajar bajo presión es una suerte de “virtud” muy valorada en los candidatos para algunos trabajos.

Aunque algunas personas intenten evitar la presión laboral, para otras resulta algo positivo que les ayuda a sacar lo mejor de sí mismas y rendir mejor en su empleo. ¿Cómo logran en este caso manejar el estrés? Los expertos aseguran que es una capacidad que puede entrenarse.

Existen diferentes habilidades que puedes desarrollar para llevar el trabajo bajo presión de manera tolerable y sana. A continuación te van algunos consejos.


1. Define prioridades

Analiza las tareas que tienes para hacer y organízalas por orden de prioridad. Siempre habrá cosas más importantes que otras y en ellas es donde deberás tener el primer foco de atención. Ten claro esto y los elementos que necesitas para llevar a cabo esas tareas. También tener en cuenta los objetivos, los plazos y lo que esperan tus superiores de ti te ayudará a organizarte mejor y sobrellevar el estrés de tener que cumplir con todo.


2. Maneja los tiempos

Organizar los tiempos de trabajo cuando debemos encarar una carga laboral intensa es un aspecto  importante  para poder sobrellevar el trabajo bajo presión. Si planificas los plazos de antemano evitarás las situaciones de estrés a último momento y podrás cumplir en tiempo y forma con las fechas estipuladas. Al mismo tiempo podrás incluso dejar un margen para los imprevistos, lo cual te permitirá obtener los resultados más seguro y tranquilo.    


3. Descarta tareas improductivas

A la hora de realizar un trabajo quizá existan diversas tareas que resulten inútiles para los objetivos a cumplir. Si bien dedicarles un tiempo puede ser permisible en otro tipo de situaciones, en el trabajo bajo presión deberás acotarte a lo estrictamente necesario para lograr las metas planteadas.


4. Válete de ayuda

Delegar funciones, si tienes la posibilidad de hacerlo, te ayudará en gran medida a hacer más llevadero el estrés y equilibrar el trabajo en situaciones de mayor exigencia. Trabajar en equipo te brindará un plus muy importante a la hora de concretar objetivos ambiciosos en tiempos justos. Para esto de todos modos necesitas también una buena organización y un grupo de colaboradores que, al igual que tú, estén entrenados en el manejo de la presión dentro del ámbito laboral, sino podría resultar más bien caótico.

Y tú ¿ya sabes cómo reaccionas ante la presión?

¡Descúbrelo con este test!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.