Noticias

6 asuntos que no puedes mencionar en el correo del trabajo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Cuando tienes que enviar un correo electrónico en el trabajo debes mostrarte profesional, por más buena relación que tengas con el destinatario. No querrás manchar tu imagen si por algún motivo se filtra un correo indebido, ni tampoco mostrarte inseguro cuando reclamas o solicitas algo. Por estos motivos entre otros, evitar algunos asuntos y cuestiones cuando se manda un mail en el trabajo es crucial. Descubre cuáles y saca el máximo provecho de tu correo electrónico.


Todo lo que escribes deja su marca, por lo que al momento de mandar un correo esto es algo que siempre debes tener presente. No solo le quedará al receptor sino que este puede imprimirlo, reenviarlo, o difundirlo; y hasta algunas empresas chequean los correos del trabajo sin que muchos empleados lo sepan. En resumen, ponte como máxima jamás enviar correos personales desde la casilla del trabajo, y si vas a dirigirte a tus compañeros o superior, chequea que asuntos no puedes tratar o cuál es la mejor forma de dirigirte en el email para que tomen en serio lo que dices.


6 cosas que no debes decir en el correo del trabajo



1 – Empezar pidiendo disculpas

Empezar una frase con la palabra “disculpa” o “perdona la molestia” seguido de lo que quieres obtener resta seguridad en ti. Esto le demuestra al destinatario que tú piensas que eres molesto por pedir determinada cuestión o por preguntar tal cosa; es decir, te restas autoridad de manera automática. Sustituye el “perdona” por una orden o petición concreta pero sin sonar autoritario, y nunca te olvides del “por favor” y el “gracias”.


2 – Anunciar que harás una pregunta tonta


Si tienes una pregunta que consideras tonta, evita hacerla a través del mail. Estas cuestiones pueden ser válidas en una conversación cara a cara y dependiendo de con qué tipo de compañero o superior estés hablando, pero por correo electrónico debes descartar este tipo de expresiones. Algún escritor dijo alguna vez que el escribir es un intento de pensar con claridad: toma esto como otra máxima y cuando vayas a escribir un correo piensa bien tus palabras, partiendo de la base que ninguna duda es tonta pero evaluando la mejor forma de pedir consejo o ayuda sin ponerte en el papel del incompetente de la empresa.


3 – Expresar cosas tales como “creo que”

Hay dos posibilidades: o estás seguro de lo que estás diciendo porque lo sabes o no tienes idea de lo que estás hablando. Si estás inseguro de lo que vas a decir entonces mejor no digas nada; y si no tienes ninguna duda al respecto de lo que quieres decir o contestar, entonces no muestres inseguridad.


4 – Todo tipo de expresión que te desacredite


Poner excusas de todo tipo hacen lo que ya describimos anteriormente: te ponen en un papel de inseguridad. Lo que sea que vayas a plantear o contestar debes hacerlo con seguridad, ya que si previamente empiezas con un “disculpa”, “no estoy segura”, “tal vez no esté en lo cierto” y frases del estilo, estarías echando por la borda todo el resto del discurso.


5 – Criticar a alguien dentro de la empresa

Criticar a alguien de tu entorno laboral es una actitud muy reprobable que además habla más de ti que del otro; pero hacerlo por correo electrónico es un gravísimo error que te puede costar muy caro. Recuerda que hablar mal de los demás en el entorno laboral perjudica mucho las relaciones y la productividad de un equipo y puede ser considerado moobing; pero además si lo haces por correo y te descubren quedarás completamente desestimado por el resto. Asimismo, mencionar lo guapo o guapa que se ve el nuevo/a en la empresa también se convertirá en un bochorno si el correo se filtra.


6 – “No soporto más trabajar aquí”

Ya hemos mencionado que muchas empresas monitorizan las cuentas de correo profesionales de sus empleados sin darles aviso previo, por lo que si comentas algo como que no soportas más tu puesto ni a tu jefe y te quieres ir cuanto antes, tus “deseos” pueden hacerse realidad. Es decir, estas palabras vistas por la persona equivocada (o correcta) pueden costarte el despido.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.