text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Trabajar antes de las 9 de la mañana es una tortura

      

Comenzar a trabajar antes de las 9 de la mañana es una tortura. Así lo afirma el experto en sueño de la Universidad de Oxford en Reino Unido, Paul Kelley; basado en una investigación que ha realizado recientemente.

 

Lee también
» Síguenos en Facebook
» Visita nuestro portal de Becas y entérate de todas las convocatorias vigentes

 

Kelley asegura que las personas menores de 55 años no deberían iniciar su jornada laboral antes de las 9 de la mañana, debido a que esto puede afectar la atención y la memoria, lo que resulta una amenaza al rendimiento. Además, el experto asegura que trabajar de 9 a 17 horas puede dejar en consecuencia un cuerpo agotado y estresado por la falta de sueño.

 

¿Pero por qué esto aplica solo a los menores de 55 años? basándose en el reloj biológico de los seres humanos, después de los 55 y antes de los 10 años el período de sueño puede ser más corto, es decir que el cuerpo necesita dormir menos; pero sin embargo los ritmos circadianos de las personas con menos de 55 años están completamente desincronizados con el horario laboral estándar. El investigador asegura, además, que adaptar el inicio de las clases según las edades de los alumnos ayudaría a mejorar las calificaciones de los estudiantes en un 10%.

Kelley asegura que se debe cambiar los horarios laborales y de inicio escolar para "encajar" con el reloj biológico de cada ser humano

El especialista asegura que éste es “un tema social enorme”, insistiendo en que “Las personas deben iniciar sus actividades a las 10 de la mañana hasta pasar los 55. La gente en general está privada de sueño y esto es muy perjudicial para el cuerpo e impacta física y emocionalmente en el rendimiento”, según las declaraciones que hizo al l Festival de Ciencia británico en Bradford y apunta el Daily Mail.

 

De esta manera, el investigador de Oxford propone que los inicios de jornada en las escuelas y lugares de trabajo sean escalonados, respetando el “marcapasos maestro” de cada cuerpo. El especialista se basa además en los múltiples estudios sobre el sueño que han comprobado que la falta de sueño afecta la atención y la memoria a largo plazo y fomenta el consumo de drogas y alcohol; además de que puede causar ira, ansiedad, frustración, comportamiento impulsivo, aumento de peso, presión arterial alta, estrés y problemas de salud mental.

 

Las horas ideales para dormir y empezar la jornada serían, en los niños de hasta 10 años, comenzar a las 8.30, ya que en esa edad se despiertan más temprano naturalmente. Para los de 16, las clases deberían comenzar a las 10 y desde los 18 años a las 11. Cuando comienzan la adolescencia, las personas requieren más horas de sueño, según el reloj interno.

 

Avalando el estudio del doctor Kelley, una pequeña investigación llevada a cabo en la Escuela Secundaria Monkseaton en North Tyneside constató que el porcentaje de alumnos que obtuvieron buenos resultados subió de un 34% a un 50% cuando el inicio de clases se movió de las 8:50 a las 10 de la mañana.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.