text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Por qué los freelancers no deben cobrar su trabajo demasiado barato

      
<p>En muchas oportunidades los trabajadores <strong>freelance “temen” decirle al cliente el monto de su trabajo, y terminan bajando sus precios</strong> cuando tendrían que haber cobrado más. Esta situación no solamente <strong>perjudica la productividad</strong> del freelance, sino que también puede llegar a <strong>desacreditar su trabajo</strong> haciendo creer que vale menos de lo que en verdad cuesta. </p><p><br/><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Consejos para convertirte en freelance href=https://noticias.universia.com.ec/consejos-profesionales/noticia/2015/08/19/1130056/consejos-convertirte-freelance.html target=_blank>» <strong>Consejos para convertirte en freelance</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Cómo trabajar tu marca personal href=https://noticias.universia.com.ec/consejos-profesionales/noticia/2015/11/26/1134122/trabajar-marca-personal.html target=_blank>» <strong>Cómo trabajar tu marca personal</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Nuevos retos de los periodistas y herramientas útiles para el desempeño de la profesión href=https://noticias.universia.com.ec/cultura/noticia/2015/04/01/1122603/nuevos-retos-periodistas-herramientas-utiles-desempeno-profesion.html target=_blank>» <strong>Nuevos retos de los periodistas y herramientas útiles para el desempeño de la profesión</strong></a><br/><br/></p><p>El problema de los<strong> trabajos “3B” (buenos, bonitos y baratos), es que es muy difícil reunir todas esas condiciones</strong> sin que una de las partes salga perdiendo; y en general la parte dañada es la del trabajador. Un freelance que vende su trabajo bajo estas etiquetas porque piensa que así podrá atraer a más clientes está errando, ya que <strong>a la larga sentirá que hace más de lo que debe por la paga que percibe</strong>, o disminuirá su calidad por el mismo motivo.</p><p> </p><p>Con este tipo de medidas el freelance también <strong>estará dañando al resto de los colegas</strong>, porque los clientes se acostumbrarán a pagar por un servicio o producto menos de lo que vale, y así querrán hacerlo siempre. <strong>¿Quieres más razones acerca de por qué no deberías marcar tus trabajos con un precio muy bajo?</strong> Chequéalas a continuación.</p><p> </p><p><strong>4 razones por las que los freelancers no deben regalar su trabajo</strong></p><p><strong>1 – Cuando cobras poco el cliente se vuelve difícil</strong> </p><p>Lo que sucede con los clientes que quieren cobrar poco por un trabajo es que <strong>te buscarán por ser el que tiene precios bajos y no por la calidad</strong> de tu trabajo; pensando en que cualquiera podría haber hecho lo mismo.</p><p> </p><p><strong>2 – Te marcarás como el que tiene precios bajos</strong></p><p><strong>Si acostumbras al cliente a que tus precios sean bajos, intentar subirlos después puede resultar imposible</strong>, o tendrás que discutir mucho para que entiendan que de ahora en más quieres cobrar lo que tu servicio vale, ya que estarás encasillado como “el que cobra barato” y no “el que hace muy buenos trabajos”.</p><p> </p><p><strong>3 – Con precios muy bajos no tendrás clientes potentes</strong></p><p>No es una norma general, pero en la mayoría de los casos sucede que <strong>quienes cobran muy barato por su servicio solo son contratados por clientes mediocres</strong>. Quienes buscan un producto de calidad son conscientes de que eso cuesta, y si tus precios están por el piso tenderán a desconfiar acerca de tus habilidades.</p><p> </p><p><strong>4 – Con precios muy bajos te desanimarás fácilmente</strong></p><p>Quizás tus precios bajos se deban a que quieres atraer a muchos clientes; pero la cuestión es que así lo logres, <strong>cuando caigas en la cuenta de que te están pagando mucho menos que lo que merecerías te desanimarás</strong> y, como mencionamos más arriba, empezarás a bajar la calidad de tu trabajo o a buscar un trabajo fijo cuando caigas en que (debido a tus precios bajos) tienes que trabajar todo el día para sobrevivir; por lo que terminarías abandonando tu sueño de ser autónomo.</p><p> </p><p>Así que ya sabes, si eres bueno en lo que haces y cumples con los tiempos de entrega, estás en todo derecho de cobrar lo que tu trabajo vale. Aprende a cobrar lo que tu desempeño vale y<strong> no negocies precios bajos</strong> porque solo<strong> te estarías descalificando como profesional</strong>.</p>
Fuente: Shutterstock

En muchas oportunidades los trabajadores freelance “temen” decirle al cliente el monto de su trabajo, y terminan bajando sus precios cuando tendrían que haber cobrado más. Esta situación no solamente perjudica la productividad del freelance, sino que también puede llegar a desacreditar su trabajo haciendo creer que vale menos de lo que en verdad cuesta. 


Lee también
» Consejos para convertirte en freelance
» Cómo trabajar tu marca personal
» Nuevos retos de los periodistas y herramientas útiles para el desempeño de la profesión

El problema de los trabajos “3B” (buenos, bonitos y baratos), es que es muy difícil reunir todas esas condiciones sin que una de las partes salga perdiendo; y en general la parte dañada es la del trabajador. Un freelance que vende su trabajo bajo estas etiquetas porque piensa que así podrá atraer a más clientes está errando, ya que a la larga sentirá que hace más de lo que debe por la paga que percibe, o disminuirá su calidad por el mismo motivo.

 

Con este tipo de medidas el freelance también estará dañando al resto de los colegas, porque los clientes se acostumbrarán a pagar por un servicio o producto menos de lo que vale, y así querrán hacerlo siempre. ¿Quieres más razones acerca de por qué no deberías marcar tus trabajos con un precio muy bajo? Chequéalas a continuación.

 

4 razones por las que los freelancers no deben "regalar" su trabajo

1 – Cuando cobras poco el cliente se vuelve difícil 

Lo que sucede con los clientes que quieren cobrar poco por un trabajo es que te buscarán por ser el que tiene precios bajos y no por la calidad de tu trabajo; pensando en que cualquiera podría haber hecho lo mismo.

 

2 – Te marcarás como el que tiene precios bajos

Si acostumbras al cliente a que tus precios sean bajos, intentar subirlos después puede resultar imposible, o tendrás que discutir mucho para que entiendan que de ahora en más quieres cobrar lo que tu servicio vale, ya que estarás encasillado como “el que cobra barato” y no “el que hace muy buenos trabajos”.

 

3 – Con precios muy bajos no tendrás clientes potentes

No es una norma general, pero en la mayoría de los casos sucede que quienes cobran muy barato por su servicio solo son contratados por clientes mediocres. Quienes buscan un producto de calidad son conscientes de que eso cuesta, y si tus precios están por el piso tenderán a desconfiar acerca de tus habilidades.

 

4 – Con precios muy bajos te desanimarás fácilmente

Quizás tus precios bajos se deban a que quieres atraer a muchos clientes; pero la cuestión es que así lo logres, cuando caigas en la cuenta de que te están pagando mucho menos que lo que merecerías te desanimarás y, como mencionamos más arriba, empezarás a bajar la calidad de tu trabajo o a buscar un trabajo fijo cuando caigas en que (debido a tus precios bajos) tienes que trabajar todo el día para sobrevivir; por lo que terminarías abandonando tu sueño de ser autónomo.

 

Así que ya sabes, si eres bueno en lo que haces y cumples con los tiempos de entrega, estás en todo derecho de cobrar lo que tu trabajo vale. Aprende a cobrar lo que tu desempeño vale y no negocies precios bajos porque solo te estarías descalificando como profesional.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.