text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Sentir curiosidad por un tema hace que podamos aprender más fácil

      
Fuente: Shutterstock

Un experimento llevado a cabo por la Universidad de California en Davis permitió conocer que la curiosidad por un tema pone al cerebro en un estado de alerta que nos facilita la memorización, e incluso también cualquier clase de información que sea de nuestro interés. Esto ocurre debido a que al estar expectante aumenta la actividad en el hipocampo.

 

Lee también
» La escritura a mano beneficia el desarrollo cognitivo
» Las profesiones más complejas ayudan a tener una vejez más saludable
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK

 

El sentir curiosidad por algo, por ejemplo por “saber más” acerca de cómo continúa una historia cuando estamos leyendo una novela, activa el sistema de recompensa del cerebro provocando que se movilice la dopamina, un neurotransmisor que nos conduce a lograr objetivos. En cuanto al hipocampo -una parte del cerebro fundamental en la formación de la memoria y la primera en dañarse cuando una persona sufre Alzheimer- también se ve beneficiado por nuestra curiosidad activándose cuando ésta aumenta.

 

El conjunto recompensa-hipocampo provoca que el cerebro esté más receptivo en cuanto a aprender y retener información, inclusive cuando esa información no es de particular interés. Esta curiosidad es justamente la que surge cuando nos sumergimos en una novela u otro tipo de lectura que nos atrapa.

 

La conclusión a los que llegaron los autores es que cuanto mayor es la curiosidad que sentimos hacia un tema más fácil nos es aprender o retener la información al respecto de éste. Este dato explicado por la neurociencia puede ser aprovechado por docentes para poner el cerebro de sus alumnos en un estado de curiosidad que les permita absorber mejor los conocimientos.

 

Tener en cuenta la relación entre motivación y memoria podría ser muy provechoso para los docentes en las aulas a la hora de impartir conocimientos a sus alumnos; además de que también podría significar una esperanza en lo que respecta a la estimulación de recuerdos de los ancianos que sufren trastornos de memoria

 

¿Cómo se realizó el estudio?

Los investigadores pusieron a los voluntarios a jugar al Trivial, lo que en una primera fase les permitió conocer la curiosidad de los participantes. Básicamente, les hacían las preguntas y les pedían que puntuaran de 0 a 6 su probabilidad de conocer la respuesta, y a continuación les pedían que puntuaran con la misma escala su interés en conocer la respuesta.

 

En la segunda parte del experimento les planteaban las preguntas y los voluntarios debían esperar 14 segundos para conocer las respuestas, tiempo de demora calculado para llevar a cabo parte del estudio. En ese tiempo de espera además se les mostraba a algunos una imagen de una cara que no expresaba ninguna emoción, pero se les pedía que emitieran un juicio sobre ella. Después de transcurridos los segundos los participantes podían conocer la respuesta. 

 

En una fase siguiente se sometía a los voluntarios a una prueba sorpresa con el objetivo de medir la capacidad de éstos para recordar las caras que se les habían mostrado antes, junto a una prueba de memoria para las respuestas a las preguntas del Trivial. En algunos momentos se les realizó a los voluntarios una resonancia magnética a fin de ver las respuestas de su cerebro.

Los autores del estudio pudieron comprobar que cuando el aprendizaje está motivado por la curiosidad se produce una mayor actividad en el hipocampo, una región del cerebro fundamental en la formación de nuevos recuerdos

Hallazgos del estudio

El descubrimiento más importante del estudio tiene que ver con lo que todos hemos experimentado alguna vez: cuando se siente más curiosidad por un tema, nos es más fácil aprender y retener esa información; además de que cuando algo despierta la curiosidad podemos asimilar también la información que no está relacionada con la respuesta (mejorando por ejemplo el reconocimiento de las caras que se mostraron a los voluntarios) y aumentar la capacidad de retención de la información aprendida mientras estábamos en ese estado.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.