text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

8 síntomas de que estás estresado

      

Tal vez te hayas dado cuenta de que algunos días estás más nervioso o ansioso que de costumbre pero piensas que esto es algo normal. Puede que sí, pero también puede que estés experimentando algún nivel de estrés y todavía no lo tengas claro. En esta nota te presentamos 8 síntomas de que has llegado a un nivel de estrés que necesitas atender, por ejemplo buscando ayuda profesional, tomándote vacaciones, un descanso sabático o aprendiendo a lidiar con el estrés. Descubre a continuación 8 síntomas de que podrías estar estresado.


Lee también

» 10 consejos prácticos para salir del estrés
» Vuelve a conectar con tu pasión en el trabajo
» Cómo lidiar con malos jefes
» Tips para mejorar los hábitos de alimentación

 

8 síntomas que te indican que estás estresado

 

1 – Aumentas la dimensión de los problemas

Cualquier mínima situación que presente un inconveniente te parece un problema enorme que te saca de tus casillas. Siempre estás al borde de un ataque de ira y te sientes sobrecargado por todo.

 

2 – Baja notoriamente tu nivel de productividad

Estás distraído, despistado y con la mente cansada todo el tiempo, lo que te lleva con mucha frecuencia a cometer errores. Todo te cuesta más trabajo y no te sientes nada creativo; por lo que no propones ninguna idea nueva y disminuyes tu rendimiento.

 

3 – Te enojas con todo el mundo

Piensas que todos los que te rodean están mal y te enojas con todos. Pierdes fácilmente la capacidad de tolerar los comentarios y acciones del resto y puedes incluso tener reacciones fuera de lugar.

 

4 – Pierdes la motivación

Si piensas en trabajar aparece ante ti un gran desgano, pero también sucede si piensas en ir a dar un paseo. En conclusión, no tienes ganas de hacer nada porque no te sientes motivado ni entusiasmado ante ningún plan. Esto es especialmente grave porque puede devenir en una depresión.

 

5 – Te sientes perturbado

El estrés excesivo puede desembocar en otros problemas más graves como la depresión o los trastornos obsesivo compulsivos (TOC) entre otros. Cuando estás estresado puedes pensar que padeces de alguno de ellos o de todos a la vez, cuando tal vez se deba solo a que estás exagerando y sobredimensionando tus reacciones. Por supuesto que lo mejor que puedes hacer ante la duda es consultar con un médico o profesional de la salud.

 

6 – Te envuelve la negatividad

Todo lo que sucede genera en ti una energía negativa y a la vez te pasan más cosas malas que buenas en tu día. Puede que estés desprendiendo negatividad y que esto esté atrayendo experiencias negativas a tu alrededor o puede que el gris lente con el que estás viendo la vida te esté modificando la percepción de las cosas.

 

7 – Te vuelves un poco hipocondríaco

La hipocondría es una enfermedad mental que se caracteriza por una preocupación constante y obsesiva por la salud, tendiendo a exagerar las dolencias que en muchas ocasiones pueden ser imaginarias. Puede que estés sintiendo dolores de todo tipo o que efectivamente se instale en ti una migraña y dolores musculares crónicos debido al estrés.

 

8 – Tomas alcohol para relajarte

Cada noche cuando llegas a casa tienes que ingerir una copa para relajarte del estrés del día. Si bien no hay nada malo en tomar con moderación, el problema surge cuando necesitas una sustancia para sentirte un poco mejor; y lógicamente cuando abusas de éstas ya que podrías adquirir una grave enfermedad y problema como es el alcoholismo a la vez que con el consumo regular tu estado de ánimo comenzará a cambiar para mal.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.