text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Senescyt delineó un plan para revalorizar la formación técnica

      
imagen relacionada
Senescyt delineó un plan para revalorizar la formación técnica. Foto: Banco de imágenes
Solo el 10% de los estudiantes matriculados en instituciones de educación superior elige una carrera de nivel técnico o tecnológico. El 90% restante opta por otras áreas de estudios (Medicina, Educación, Economía, etc.), según el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Sniese). La brecha es grande tomando en consideración a otros países. En Chile y Colombia la matrícula en el área técnica llega al el 45% y 32%, respectivamente. Y Bélgica y China la cifra sube a un 50%, de acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (Unesco).

La falta de profesionales técnicos y tecnológicos superiores influye en el sector industrial del país. En el documento de la política industrial, elaborado por el Ministerio de la Producción, se detalla que el 40% de los trabajadores del sector manufacturero solo cuenta con estudios secundarios. El informe es del 2005, pero hoy la situación no cambia mucho.

El subsecretario de Educación Superior, Augusto Espinosa, dice que en la práctica no hay formación técnica en el país, pues falta de infraestructura y tecnología. “Hay que reconvertir esa educación con estándares de calidad”.

Hasta diciembre, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) delineó un plan para revalorizar la formación técnica. Este incluye evaluar y crear nuevas carreras técnicas por sectores (agropecuario, industrial y servicios).
Actualmente en el país se ofertan 1890 carreras en institutos superiores y en universidades (tipo ingenierías). Pero el número de estudiantes que se inscriben en estas carreras es menor que el registrado en las tradicionales, como Medicina, Educación, Administración, entre otras.

La Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) oferta 31 carreras, 19 son ingenierías de la rama técnica, con poca demanda. En el proceso de admisión de este año, las ingenierías en Minas, Oceánica y Agrícola apenas alcanzaron unos 70 aspirantes. Otras como de tipo comercial, Gestión Empresarial y Negocios superaron los 600 postulantes cada una.

El vicerrector académico, Armando Altamirano, indica que en esencia la Espol es técnica, “eso no lo podemos perder”. Por eso en la selección el 70% de aprobados va a las ingenierías técnicas.

Uno de los fuertes de este centro es la Ingeniería Mecánica. Marcelo Espinoza, subdecano de la facultad, dice que a menudo le solicitan egresados para trabajar en industrias de Brasil, Perú y hasta de Europa. No obstante, para aumentar la calidad académica, asegura que falta invertir en nuevas tecnologías y laboratorios.

El Centro de Investigaciones en Nanotecnología es una de las áreas principales de Mecánica. Ahí realizan pruebas de resistencia para materiales como tuberías, pintura, cemento y acero.
Diego Toscano, un joven egresado, es el coordinador. “Aquí hacemos análisis para grandes industrias. Hay muchos pedidos”.

Conseguir un trabajo bien remunerado es una de las ventajas de las carreras técnicas de tercer nivel, según el subdecano Espinoza. “En su primer empleo un egresado gana hasta 1 000 dólares”.

No así en la formación técnica básica. Una encuesta de seguimiento de técnicos y tecnólogos de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) revela que un graduado de un instituto gana USD 288 al mes. Mejorar los sueldos es otra parte del plan de revalorización.

Pese al impulso que busca el Gobierno, el desbalance en la demanda se repite en otros centros como la Universidad de Guayaquil. El director de Planificación, Walter Menéndez, indica que el 70% de la oferta académica es técnica. Pero Medicina, Administración y Educación se llevan gran parte de alumnos. “Estas ya están saturadas. En cambio hay muchas oportunidades para químicos, técnicos agrícolas...”.

En el área médica, una de las carreras con potencial es Tecnología Médica. Según la Subsecretaría de Educación Superior hay unas 10 000 plazas para técnicos y tecnólogos en imagenología.

La industria alimentaria, metal mecánica y textil también requiere técnicos, según la Senescyt.

> El plan de la Senescyt

La Secretaría de Educación Superior desarrollará talleres con los ministerios sectoriales, sectores empresariales y productivos y gobiernos locales para determinar la oferta académica pertinente a escala zonal, sectorial y nacional.

También trabaja en la estructuración de Institutos Tecnológicos Sectoriales (Intes), relacionados a los sectores establecidos en la Agenda de Transformación Productiva del país (agropecuario, industrial, servicios, salud y transporte). Hay 282 institutos superiores públicos, privados y cofinanciados que imparten formación de nivel técnico y tecnológico. Todos están en revisión.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.