text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El poder de un beso

      
El poder de un beso
Los besos pueden decirnos mucho sobre el potencial de una relación. Foto: Universia

>>Universia Ecuador en Facebook ¡Hazte fan!

>> ¿Eres investigador?
Innoversia es un portal que conecta a quienes tienen las preguntas con quienes tienen las respuestas, bajo el modelo de Innovación abierta

 

El acto de besar ha sido muy investigado desde hace mucho tiempo, pero a partir del 2009, el estudio del beso fue denominado "filematología" (de filema, que en griego clásico significa beso) por la Advancing Science Serving Society. La investigación del beso incluye el estudio de la anatomía involucrada, la psiquis, la evolución del acto de besar en la historia y las culturas en que se ha manifestado.

Las investigaciones muestran que un beso es mucho más que chocar tus labios con los de la otra persona, cada vez que besamos se producen cambios cerebrales y físicos, los besos son tienen un efecto analgésico, bajan el estrés, nos ayudan a estar más felices y son determinantes en una relación, según explica el portal elmercurio.com

"Siendo tan importante para las personas, este tema no había sido bien tratado. Es un comportamiento ancestral que mezcla poesía, respeto y amor. Además de generar  cohesión entre los seres humanos", apunta desde España el psiquiatra Jesús de la Gándara, autor del libro Planeta de Besos. Un profesor de la Universidad de Burgos  comenta, "A diferencia del sexo, en un beso no se puede mentir. La boca y los labios tienen muchos transmisores que van conectados directamente con el cerebro. Por eso se puede reconocer un buen beso de un mal beso". Los besos no mienten.

Las investigaciones han manifestado que al besarse el cortisol, una hormona segregada cuándo se siente estrés, disminuye. Además que, al besar se secretan feromonas, el ritmo cardíaco se acelera, las mejillas se sonroja, aumenta la respiración y se dilatan las pupilas, esto explicaría porque muchas personas cierran los ojos al besar.  

La científica de la Universidad de Texas y autora del exitoso libro La Ciencia de besar, Sheril Kirshenbaum, comenta quecuándo damos o recibimos un beso, el cerebro aumenta la producción de dopamina, una hormona asociada al deseo, y de serotonina, hormona asociada a los sentimientos que puedes tener por otras personas y con los trastornos obsesivos compulsivos. Pero una de la reacciones más importantees la secreción de oxitocina, también conocida como la "hormona del amor", encargada de producir la sensación de confianza y apego, además de reducir el miedo y provocar el deseo sexual.

"Cuando un beso está asociado a un romance, nos puede decir qué tan compatibles somos con la otra persona. Esto, mientras se producen cambios químicos en nuestros cerebros y cuerpos", confirma Kirshenbaum.

"Un beso puede decirnos mucho sobre el potencial de una relación. Cuando se siente bien es una forma en que la naturaleza nos dice que busquemos una conexión más profunda, pero cuando no es así, es una señal de que la pareja puede que no sea compatible, de forma genética o no", agrega la científica.

Según manifestó un estudio realizado por la Universidad de Albany en el año 2007, el 59% de los hombres y 66% de las mujeres que se decepcionaron después del primer besodejaron de sentir atracción y no continuaron la relación. El mal aliento, la apertura de la boca, el uso o no uso de la lengua o el choque de los dientes pueden ser alguno de los motivos de la mala experiencia.

Definir un buen beso no es posible ya que depende de cada uno, pero cuándo existe química y atracción entre dos personas, el buen beso surge solo. "Hombres y mujeres tienden a prestar atención a cosas muy diferentes acerca de los besos, pero cuando se trata de un buen partido, con química real, se siente bien para los dos", concluye Kirshenbaum.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.