text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Reportaje

Julio Lafuente: "La investigación es un elemento vital en el quehacer universitario"

      

En este reportaje

¿Cómo definiría a la Universidad Pública de Navarra y qué destacaría de ella?

La Universidad Pública de Navarra es una universidad dinámica, en constante respuesta a una sociedad cambiante dentro de una estrategia bien definida, es participativa, adaptada a su entorno, con acciones destacadas de integración (Plan de Acción Social, Universidad Saludable, eliminación de barreras, atención a la discapacidad, inserción de minorías), que busca formar a sus estudiantes como profesionales y como personas en su integridad, incorporando los valores de la libertad, la convivencia, el diálogo y la pluralidad, que apuesta decididamente por la investigación de calidad y por la innovación, y por la internacionalización, siendo una de las universidades españolas que mayor proporción de estudiantes envía al extranjero. Ocupa puestos destacados en calidad docente, calidad investigadora, capacidad de transferencia y compromiso social.

Celebrará el próximo año su vigésimo quinto aniversario. En este tiempo se ha consolidado como una institución que juega un papel fundamental en Navarra: en su economía (genera el 1% del PIB y más de un 16% del crecimiento total medio del último decenio es atribuible a nuestra universidad), en las posibilidades que brinda a sus ciudadanos, en la presencia creciente que tiene en la sociedad.

Este año ha conseguido la calificación de Campus de Excelencia Internacional con el proyecto Iberus, en colaboración con las Universidades de Zaragoza, La Rioja y Lleida, un ambicioso plan que prevé ampliarse a un campus transfronterizo de clara relevancia  europea e internacional.

Ahora que ha sido reelegido en su cargo como rector, ¿con qué  iniciativas afronta estos 4 años que tiene por delante?

Tenemos que seguir avanzando en actuaciones comenzadas en el periodo anterior. Algunas obligadas, como la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, que ha supuesto un esfuerzo muy importante. Sigue siendo un reto enorme: en todo proyecto que se pone en marcha hay que hacer ajustes, mejorar algunas cuestiones, y esto requiere dedicar mucha energía. Queda, por otra parte, la readaptación completa del posgrado, que debe incluir másteres que darán acceso a profesiones reguladas.

Hay que abordar, además, una ampliación de nuestro mapa de grados. Somos el campus público que menos titulaciones ofrece en España y los estudios indican que tenemos un amplio margen de captación de estudiantes. Naturalmente, nuestro entorno hace que la nuestra vaya a ser siempre una universidad especializada, con una oferta limitada, presidida siempre por un principio de excelencia como institución generadora de conocimiento y transmisora del mismo, y atendiendo a la empleabilidad de nuestros titulados. Evidentemente, no son estos momentos de crisis los mejores, pero es cierto que los países que antes están remontándola son los que han apostado por la educación; deberíamos ser capaces de actuar en consecuencia.

El desarrollo del Campus Iberus, la internacionalización acorde con nuestro mundo globalizado o la responsabilidad social, que abarca aspectos como igualdad, medio ambiente, formación continua, accesibilidad o atención a la diversidad son otros retos a asumir, siempre con el objetivo de servir y mejorar a nuestra sociedad.

Como sabe, el Empleo es una de las principales líneas estratégicas de Universia. En un momento como el actual con la  implantación del Espacio Europeo de Educación Superior y alto índice de paro que tiene nuestro país, ¿En qué aspectos cree que su universidad y Universia pueden colaborar para apoyar la inserción laboral de los egresados y la realización de prácticas profesionales por parte de los universitarios?
 
La inserción laboral de nuestros titulados es uno de los temas clave en los proyectos que emprendemos, como he dicho. La crisis que vivimos debe hacer que desde todas las instituciones, y las universitarias juegan aquí un papel fundamental, reflexionemos y replanteemos políticas que permitan una mejor inserción de nuestros jóvenes. La calidad, la excelencia de la formación que demos a nuestros estudiantes, entendida ésta en el ámbito completo de la persona y de sus cometidos sociales y profesionales, que permita al estudiante tener una visión global y real del mundo en que se encuentra, incorporando competencias lingüísticas, la capacidad de trabajar en equipo, de ser autónomo, innovador y creativo, etc., es un aspecto fundamental. Para ello, las estancias de estudiantes en países extranjeros resultan de un valor extraordinario, tanto en el marco de estudios reglados como de prácticas en empresas. Estas estancias en general no pueden ser realizadas por los estudiantes o egresados sin una ayuda económica. Universia viene realizando en esta línea una encomiable labor. La entidad posee relaciones y contactos con miles de empresas e instituciones del mundo y podría realizar una labor de enlace que resultaría de enorme utilidad, entendiendo que quedan comprendidas las de ámbito nacional, donde, por supuesto, las prácticas profesionales son imprescindibles.

¿Cuáles son las vías para implantar los Campus de Excelencia en el modelo  universitario actual?

Como me he referido antes, ya estamos trabajando en la implantación de un Campus de Excelencia, el Campus Iberus, compartido con otras tres universidades. Es un proyecto a medio plazo, extraordinariamente interesante, con una potencialidad enorme y una importante implicación empresarial.

Las claves a seguir en la implantación de los Campus de Excelencia estriban en el fomento de la cooperación y coordinación con otras universidades y centros de investigación nacionales y de otros países del entorno, y en la implicación del sector productivo en los proyectos universitarios.

La investigación es otra de las líneas de interés de Universia. En este sentido, ¿cree que las 70 universidades españolas pueden alcanzar el mismo grado de excelencia investigadora?
 

Evidentemente es imposible que todas las universidades españolas alcancemos el mismo grado de excelencia investigadora en todo lo que hacemos, pero sí que creo que cada universidad es capaz de alcanzar las más altas cotas en algunas líneas de investigación, en un contexto de promoción y de exigencia de calidad en todas las líneas que desarrolle.

¿Considera que la excelencia investigadora y la excelencia docente van unidas?
 

La investigación es un elemento vital, básico, en el quehacer universitario. Una docencia de calidad nace de una investigación de calidad, de la generación de conocimiento, de la misma manera que sucede, quizás de manera más obvia para todo el mundo, con la innovación. Una universidad que no persiga la excelencia en investigación está condenada a no cumplir satisfactoriamente con ninguno de sus fines.

Para finalizar, nos gustaría saber cómo prevé que será  la universidad del futuro?


Podría aventurar algunas precisiones, pero serían a corto plazo. Sí que puedo decir, sin temor a equivocarme, que, salvo que haya un colapso de la civilización, la universidad tendrá un papel crecientemente relevante, siendo no sólo motor de desarrollo de la sociedad, sino conduciendo este desarrollo.

Hay sólidas razones que avalan esta afirmación. La institución universitaria es una de las más longevas de la Humanidad, es anterior incluso a los estados. Su fortaleza se basa en sus principios, perfectamente presentados en la Magna Charta Universitatum, principios que conllevan la adaptación a la cambiante sociedad a lo largo del tiempo. Y la sociedad del futuro, cada vez más, estará basada en el conocimiento, de donde la central situación de la universidad.



Continúa leyendo este reportaje



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.